octubre 27, 2020

Objetivo de Desarrollo Sostenible 3: Salud y Bienestar

syb.jpg

Autor: José Enmanuel Domínguez Hidalgo. Estudiante de medicina de 2 año, Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD). Miembro del Comité Permanente de Intercambios Profesionales (SCOPE) de la Organización de Estudiantes de Medicina (ODEM).

“Garantizar una vida sana y promover el bienestar de todos en todas las edades” es el eje fundamental del Objetivo de Desarrollo Sostenible número 3, que forma parte de la Agenda 2030 Sobre Desarrollo Sostenible. En el año 2000, la Comunidad Internacional pone en marcha un conjunto de Objetivos denominados “Objetivos de Desarrollo del Milenio”, que tenían pautados como fecha límite de cumplimiento el año 2015. Cuatro de estos objetivos iban orientados específicamente al área de la salud, en donde se incluían temas importantes como: VIH/SIDA, malaria, tuberculosis, hambre y salud materna infantil, y gracias a la cooperación de la comunidad internacional en su conjunto se lograron grandes avances en lo concerniente a la reducción de tales problemáticas. Sin embargo, el aumento de los conflictos bélicos, los desastres naturales y los grandes éxodos migratorios que se estaban suscitando significaban un deterioro, no solo en lo concerniente a la salud humana, sino también en todas las escalas relativas al desarrollo.

Debido a esto, 195 países miembros de Naciones Unidas, incluida la República Dominicana, dan paso a la ratificación de la Agenda 2030 Sobre Desarrollo Sostenible, una agenda ambiciosa que integra 17 objetivos con una fecha de cumplimiento para el año 2030, y que busca, entre todas sus metas, eliminar la pobreza en todas sus formas, reducir las desigualdades, accionar por el clima, y propiciar que todos tengan un acceso universal a los servicios básicos de salud.
A nivel mundial, la singularidad de la universalidad del ODS 3 ha hecho posible que los avances logrados hasta la fecha puedan extenderse a rincones en donde el difícil acceso al agua potable, las altas debilidades en el saneamiento, los bajos niveles de educación y la alta tasa de desempleo tienen gran protagonismo. Gracias a la adopción de la Agenda 2030 a nivel nacional e internacional se ha logrado revolucionar el panorama de la sanidad a escalas muy superiores en comparación a décadas anteriores, y las metas englobadas en este Objetivo prometen ser muy ambiciosas a prospectiva. Dentro de las metas del Objetivo de Desarrollo Sostenible 3 encontramos: para 2030, reducir la tasa de mortalidad a menos de 70 por cada 100,000 habitantes en todo el mundo; para 2020 reducir a la mitad el número de muertes y lesiones causadas por accidentes de tráfico en todo el mundo; para 2030 garantizar el acceso universal a los servicios de salud sexual y reproductiva; Lograr la cobertura sanitaria universal, en particular la protección contra los riesgos financieros, el acceso a servicios de salud esenciales de calidad y el acceso a medicamentos y vacunas seguros, eficaces, asequibles y de calidad para todos.

Sin embargo, de cara a la luz de este objetivo, los desafíos incrementan. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que nueve de cada diez personas en el mundo respiran aire contaminado todos los días. A su vez, reportes en torno al ODS 3 dan a conocer que cada año siguen muriendo más de 6 millones de niños menores de 5 años, y solo la mitad de las mujeres en la región tienen acceso a atención sanitaria, a pesar de esto es desconocido el porcentaje de mujeres que acceden a una atención sanitaria de calidad. Alrededor de 1,8 millones de personas contrajeron la infección del VIH en el año 2017 y en África el SIDA sigue siendo la principal causa de fallecimiento de adolescentes entre 10 y 19 años.

Garantizar una vida sana para todos y todas dejan de ser un compromiso secundario. Las políticas públicas deben estar orientadas hacia la meta de propiciar un bien estar colectivo, en donde la calidad y el acceso universal a los recursos de prevención y tratamiento sean iguales para todos. Los Jefes de Estado y demás accionantes deben de plantear la reestructuración de aquellas prácticas, que en virtud de los avances y en base a la sostenibilidad pasan a ser obsoletos ante un panorama internacional que busca una mejoría colectiva, en donde se priorizan, no solo los recursos, sino también la seguridad social para que la población más vulnerable tenga acceso a los servicios sanitarios regularmente.

Universalidad, Sostenibilidad y Calidad son tres pilares esenciales de un sistema de salud fuertemente estructurado. Aquel en donde se observa al individuo como un ente socialmente activo, y se entiende que los agentes medioambientales son responsables en grandes escalas del deterioro de la salud física y mental, es un sistema de salud que mira hacia el futuro y que por tanto está comprometido con el cumplimiento de la Agenda 2030 sobre Desarrollo Sostenible.

Muchos han sido los avances obtenidos a nivel mundial entorno al ODS 3 gracias a la adopción de la Agenda, y muchos son los que seguiremos obteniendo hasta el 2030. Dentro del Informe de Naciones Unidas sobre Objetivos de Desarrollo Sostenible, elaborado en el año 2018 se da a conocer:

A nivel mundial, desde el año 2000 a 2016, la tasa de mortalidad de niños menores de 5 años cayó en 47 puntos porcentuales y la tasa de mortalidad neonatal disminuyó en un 39%. En 2018, la tasa de fecundidad de las adolescentes es de 44 nacimientos por cada 1000 mujeres de 15 a 19 años, en comparación con los 56 del año 2000. A nivel mundial, la incidencia de VIH bajó de 0,40 a 0,26 por cada 1000 personas no infectadas entre 2005 y 2016.

Considero que el conocimiento sobre la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible debe de ser priorizada en los programas de grado y de posgrado en las universidades de nuestro país, ya que el nuevo profesional de la salud debe de estar orientado sobre los indicadores y nuevos estándares que han surgido en virtud del ODS 3. De igual manera, debe ser un compromiso personal para todos y todas adoptar las metas del Objetivo, no solo a un nivel académico y profesional, sino también en la cotidianidad, ya que las acciones individuales suman exponencialmente al éxito o al fracaso de esta Agenda. Tal como dijo Jorge G. Moore: “La lucha por la supervivencia y sostenibilidad de un pueblo jamás podrá estar ligado a los intereses individuales cortoplacistas”.

REFERENCIAS:

Organización de Naciones Unidas (ONU). Objetivos de Desarrollo Sostenible. Consultado 29 de mayo de 2019. Disponible en: https://www.un.org/sustainabledevelopment/es/health/
Organización de Naciones Unidas (ONU). Salud y Bienestar: Por qué es importante. Consultado 29 de mayo de 2019. Disponible en: https://www.un.org/sustainabledevelopment/es/wp-content/uploads/sites/3/2016/10/3_Spanish_Why_it_Matters.pdf
Organización Panamericana de la Salud (OPS). Cuáles son las 10 amenazas principales para la salud en 2019. Consultado 29 de mayo de 2019. Disponible en: https://www.paho.org/hq/index.php?option=com_content&view=article&id=14916:ten-threats-to-global-health-in-2019&Itemid=135&lang=es

Avatar

Diario Salud Redacción

Publicidad
Publicidad
Publicidad