noviembre 25, 2020

La necesidad urgente de administrar masivamente la vacuna triple vírica

Autor: María José Bisonó Belliard. Estudiante de cuarto año de la Universidad Iberoamericana (UNIBE) Miembro del Comité Permanente de Salud Sexual y Reproductiva incluyendo VIH/SIDA (SCORA) de la Organización Dominicana de Estudiantes de Medicina (ODEM)

“Donde quiera que se ame el arte de la medicina se ama también a la humanidad” Platón.

La vacuna triple vírica se define como una vacuna mixta que combina tres virus atenuados que son el sarampión, la rubéola y la parotiditis. Dicha vacuna fue creada gracias a Maurice Hilleman en los años 70, responsable de desarrollar más de 40 vacunas y es considerado como el vacunólogo más importante del siglo XX. [1] 

Esta vacuna representó un avance importante para la medicina ya que produce respuesta inmune en más del 95% de los sujetos vacunados mayores de 12 meses. [2] Se recomienda administrar en dos dosis, la primera entre los 12 y 15 meses de edad, la segunda puede ser administrada entre los 3 y 6 años, aunque puede ser en cualquier edad siempre y cuando esté separada de la primera dosis por un periodo de 4 semanas o más. 

Es considerada como segura y eficaz, ya que el riesgo de presentar efectos adversos es muy mínimo. En caso de presentarse, se ha evidenciado fiebre y rash. Otros problemas moderados aparecen en tan sólo 1 de 3000 dosis administradas como son las convulsiones generalmente provocadas por fiebre. Los beneficios de esta son innumerables pero algunos ejemplos son su fácil administración, protección contra 3 enfermedades, disminución del número de visitas a la consulta, entre otras. 

Aún con todos estos beneficios no se ha logrado erradicar ninguna de las enfermedades antes mencionadas, debido a que aún no se ha podido alcanzar el 95% establecido por la OMS en cada país. Esto puede deberse a la gran desinformación que existe hoy en día gracias a un estudio negligente realizado que vinculaba erróneamente la vacuna triple vírica y el autismo, lo cual fue rotundamente desmentido posteriormente. También debido a la falta de programas amplios de vacunación en países menos desarrollados, lo cual contribuye a la aparición de brotes y la recirculación de estos virus. 

Se estima que sólo la administración de la vacuna ha prevenido 23 millones de muertes alrededor del mundo desde su creación, pero es muy preocupante el resurgimiento de estas enfermedades en los últimos años. En 2019, se evidenció que los casos se habían triplicado y se presentó la mayor cantidad de casos desde 2006 por lo que urge seguir implementando programas de vacunación masiva alrededor del mundo hasta alcanzar un 95% de cobertura en todos los países para que puedan ser erradicadas. [3]

Referencias

1. [Internet]. Aeped.es. 2020 [cited 28 August 2020]. Available from: https://www.aeped.es/sites/default/files/documentos/triple_virica.pdf

2. Garcés-Sánchez M, Renales-Toboso M, Díez-Domingo J, Bóveda-García M. Vacuna triple vírica. Resurgimiento del sarampión en Europa [Internet]. Elsevier. 2015 [cited 28 August 2020]. Available from: https://www.elsevier.es/es-revista-enfermedades-infecciosas-microbiologia-clinica-28-articulo-vacuna-triple-virica-resurgimiento-del-S0213005X15003857

3. Measles: fighting a global resurgence [Internet]. Who.int. 2019 [cited 28 August 2020]. Available from: https://www.who.int/news-room/feature-stories/detail/measles-fighting-a-global-resurgence

4. Newman L. Maurice Hilleman [Internet]. PubMed Central (PMC). 2005 [cited 28 August 2020]. Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC557162/

Publicidad
Publicidad
Publicidad