septiembre 18, 2020

Grelina y almacenamiento de grasa

Autora: Saray Cordero Spencer, estudiante de 5to año de medicina. Universidad Iberoamericana (UNIBE). Miembro del Comité Permanente de Intercambios  de Investigación (SCORE) de la Organización Dominicana de Estudiantes de Medicina (ODEM). 

La grelina es una hormona gastrointestinal secretada predominantemente por el estómago como respuesta fisiológica en el proceso de regulación del apetito. A otros tejidos como la hipófisis (concretamente las células somatotropas, lactotropas y tirotropas), varios núcleos del hipotálamo, la placenta y el corazón, también se les atribuye la producción de grelina; evidenciando el amplio espectro de actividades biológicas en las que está implicada. Además de estos tejidos, el hígado, el páncreas endocrino, las gónadas, los pulmones y los linfocitos también expresan pequeñas cantidades de grelina.  Fisiológicamente, aumenta el apetito y el consumo de alimentos, los depósitos grasos y por consiguiente el peso corporal. Asimismo participa en el metabolismo lipídico y de la glucosa, la motilidad gastrointestinal y secreción ácida gástrica junto con otras funciones hormonales y cardiovasculares. 

Se tenía entendido que este neuropéptido se acumula durante periodos de ayuno, se concentra justo antes de las comidas y disminuye drásticamente después de comer. Por esta asociación con el apetito, desde hace tiempo, la grelina ha sido un objetivo en el tratamiento de la obesidad. Sin embargo, ese enfoque, en la actualidad, no ha sido fructífero. Según estudios, la grelina no aumenta el apetito en ratas, sino la acumulacion de grasa, y la ganancia de peso surge por las grasas de los alimentos consumidos, no por las grasas producidas por el organismo. 

Un estudio en específico que fue realizado en París por un equipo de investigadores del Instituto Francés de Salud e Investigación Médica (INSERM) se aplicó un nuevo método genético en donde el receptor de secretagogo de la hormona del crecimiento (GHS-R) logró los efectos de  la grelina. Bajo esta modificación, realizaron varios experimentos en comparación con GHS-R inalterados. Por un lado, se evidenció que los roedores con una ingesta calórica restringida tenían una mayor concentración de grelina conjunto con una respuesta más intensa de lo normal en los receptores; además de probar que la mutación que causa la sensibilidad a la grelina ayuda a mantener el peso corporal mucho mejor que los homólogos normales, que pierden masa grasa rápidamente. Por otro lado, las ratas mutadas con una ingesta calórica normal ganaron más peso en comparación con las no mutadas. Se demostró, por igual, que la modificación del receptor disminuye la tolerancia a la glucosa, un cambio asociado a la diabetes y obesidad en muchos animales. 

Lo que sugiere, una vez más, que la grelina regula el almacenamiento de grasa y no el apetito. Siendo la obesidad tan predominante mundialmente, es importante saber todos los factores que influyen en ella, tanto los hormonales como ambientales. Su etiología es multifactorial, pero un balance energético positivo (donde la ingesta calórica es mucho mayor que el gasto) es lo que más desencadena su desarrollo. Por tanto, tomando en cuenta esta nueva información se podría alcanzar el uso correcto de la grelina con el objetivo de tratar la obesidad, ya sea seleccionando su receptor o bloqueando selectivamente la acción de la hormona. A pesar de este descubrimiento, estos datos no son suficientes. Son necesarios más estudios enfocados a esta percepción que ayuden a identificar con certeza la síntesis, el mecanismo y la regulación de la grelina en el ser humano. 

Referencias 

  1. La hormona del hambre se activa con la comida grasa. (2009).  https://elpais.com/diario/2009/06/07/sociedad/1244325606_850215.html 
  2. Cepelewicz, J. (2016). La "hormona del hambre" podría impulsar el almacenamiento de grasas, no el apetito. https://www.scientificamerican.com/espanol/noticias/la-hormona-del-hambre-podria-impulsar-el-almacenamiento-de-grasas-no-el-apetito/ 
  3. Mera, P. (2018). Grelina, mucho más que la hormona del hambre. https://www.sebbm.es/web/es/divulgacion/rincon-profesor-ciencias/articulos-divulgacion-cientifica/2917-grelina-mucho-mas-que-la-hormona-del-hambre 
Avatar

Diario Salud Estudiantil

Publicidad
Publicidad
Publicidad