El rol del médico en la erradicación de la violencia contra la mujer

Autor: María José Bisonó Belliard. Estudiante de cuarto año de la Universidad Iberoamericana (UNIBE) Miembro del Comité Permanente de Salud Sexual y Reproductiva incluyendo VIH/SIDA (SCORA) de la Organización Dominicana de Estudiantes de Medicina (ODEM)

La violencia contra la mujer según la OMS se define como «todo acto de violencia de género que resulte, o pueda tener como resultado un daño físico, sexual o psicológico para la mujer, inclusive las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de libertad, tanto si se producen en la vida pública como en la privada». (1)

Esta toma numerosas formas tales como violación, acoso sexual, trata de personas, violencia doméstica, entre otras. Se estima que 1 de cada 3 mujeres han sufrido violencia física/sexual por parte de sus parejas o violencia sexual por terceros en algún momento de su vida. (2)

Cifras verdaderamente alarmantes que requieren de un enfoque multidisciplinario con el fin de poder disminuir drásticamente este alto porcentaje, por lo que es necesario hacer un trabajo integrado entre el sector salud con las demás autoridades. 

Frecuentemente, los profesionales de la salud somos el primer contacto de las sobrevivientes a violencia por lo que nuestro papel es sumamente importante a la hora de enfrentar esta problemática. Contar con las herramientas necesarias, protocolos y programas son cada vez más necesarios, por lo que la educación médica debiera hacer mayor hincapié en este tema. (3)

Hacer un screening universal a todas las mujeres y niñas que se presenten a la consulta ha dado muy buenos resultados, además de implementar protocolos a seguir luego de identificar un caso de violencia a la mujer. Estas acciones pueden traducirse en salvar la vida de estas sobrevivientes por lo que el conocimiento de estas es vital.

Como médicos, tenemos la obligación de informarnos sobre estos temas, no juzgar a las pacientes, darles un trato digno y defenderlas ante estas situaciones. 

Algunas recomendaciones que seguir para el personal de salud son no tener miedo a preguntar, crear un ambiente sin prejuicios, explicar los derechos legales y médicos, establecer si hay peligro inmediato o no, motivarlas a reportar cualquier abuso que estén experimentando, estar en contacto con agencias que proveen ayuda a las mujeres. (4)

Todas estas nos permitirán dar la ayuda necesaria dentro de nuestras posibilidades y que esto signifique una disminución cada vez más significativa de las tasas de violencia contra la mujer. 

Referencias

1. Violencia contra la mujer [Internet]. Organización Mundial de la Salud. 2020 [cited 22 November 2020]. Available from: https://www.who.int/topics/gender_based_violence/es/#:~:text=Las%20Naciones%20Unidas%20definen%20la,producen%20en%20la%20vida%20p%C3%BAblica

2. Violencia contra la mujer [Internet]. Who.int. 2017 [cited 22 November 2020]. Available from: https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/violence-against-women

3. Purwaningtyas N, Wiwaha G, Pudji Setiawati, E, Desy Arya I. The role of primary healthcare physicians in violence against Women intervention program in Indonesia [Internet]. PubMed. 2019 [cited 22 November 2020]. Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6892181/

4. Violence against women. What health workers can do. [Internet]. Who.int. 2020 [cited 22 November 2020]. Available from: https://www.who.int/gender/violence/v9.pdf

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad