¿Cuánto tiempo más tendremos que esperar?

Por el doctor Miguel Santos, auditor médico. 

En seguimiento a la apelación de la Resolución 00219-2017 de la SISALRIL, que existe durmiendo el sueño casi perenne en el Consejo Nacional de la Seguridad Social (CNSS), continúo tratando de despertar del letargo en el que sigue y se pueda iniciar la acción para mejoría de todos.

Hace ya varios años, he escrito sobre el tema, en el cual planteó las situaciones que están aconteciendo y que aún persisten, relacionados a tan importante resolución, que dará un gran valor agregado al proceso de atención en salud en nuestra República Dominicana, sobre todo, en estos tiempos de crisis en salud, social y económica que el mundo presenta. 

La resolución 435-06 del CNSS emanada de la sesión ordinaria 435 el 18 de enero de 2018 creó una comisión especial para conocer el recurso de apelación de algunas ARS privadas tales como Universal, Primera (Humano), Palic, Simag, Monumental, Yunen y Constitución.  Continúo haciéndome la pregunta, ¿cómo es que siendo una Resolución con intenciones progresistas y que traerá el orden y la organización para todos los involucrados en el proceso de atención en salud, unos pocos con derechos, la han limitado a través del proceso de apelación, dejando desprotegidos a la mayoría de los actores a quienes les convendría que estas reglas sean aplicadas?

El artículo 39 de nuestra Constitución establece que todos los dominicanos tenemos el derecho a la igualdad, recordando que somos un Estado Social, Democrático y de Derecho, donde debe predominar la mayoría por encima de las minorías, sin embargo, parece ser que esa minoría, tiene una inmensa mayoría práctica que ejerce un poderío tal, que impide que avancemos  en lograr la calidad de atención en salud que merece nuestro pueblo, siendo esta una actividad vital en lo que respecta a la Seguridad Social.

 Al momento de escribir ese artículo (16 de febrero del 2021), se me hizo difícil aceptar que una respuesta que debió ser dada a más tardar en el segundo trimestre del 2018, aún estemos a la espera que el CNSS se pronuncie, sin embargo, la realidad ha sido otra, pues, hemos sufrido un desenfoque poblacional que ha permitido que este tema ya deje de ser una necesidad nacional (como con otros temas que no es de interés de una parte), en ella ciertamente en el 2020 influyó y continúa influyendo el tema nuestro de cada día, el CoVid-19 con su impacto mundial en la humanidad.

Usualmente, nosotros los dominicanos utilizamos con cierta frecuencia términos y costumbres ajenas a nuestra cultura, la cual vamos incorporando a nuestros hábitos, sin embargo, algunas de ellas van denigrando la nuestra, por lo tanto, vamos perdiendo nuestra identidad como cultura, como país. Entonces, cómo es que en ocasiones tomamos las peores costumbres y dejamos de lado utilizar las mejores prácticas, que nos llevarán a tener mejores resultados en todos los aspectos. Me refiero haciendo un símil, a que podamos tener como en otros países de Latinoamérica, como, por ejemplo, México, Colombia, Chile y Argentina, modelos de Auditoría Médica que son un elemento (no el único) que ha incidido en que esas naciones hermanas tengan en términos de salud, mejores resultados en sus indicadores que los nuestros. 

En ese artículo escrito y publicado también recomendé que los funcionarios a quienes les compete actuar sobre el Reglamento de Apelaciones que data del año 2005, realizaran una actualización al procedimiento, puesto que, desde su elaboración e implementación, se han dado situaciones que no se contemplaron al momento de su creación, es importante para todos, que vayamos creando las bases para continuar con la evolución y crecimiento de nuestro sistema de salud. Obviaron con o sin intención elementos del método científico, tales como prueba-ensayo-prueba.

Modificaré de manera consciente varias de las preguntas que en ese entonces me hice, ¿tiene esta inercia del CNSS la intención de continuar en la indisciplina y la desorganización de nuestro sistema de salud? ¿A quiénes les conviene estar así? ¿CNSS, cuánto tiempo más tendremos que esperar?

La historia no se escribe con palabras, sino con acciones, señores funcionarios del CNSS, por favor, colaboren con el mejoramiento de nuestro sistema de salud, por el bien del país, por ustedes mismos y sus familias. Serán recordados por el legado dejado en el desarrollo de sus funciones, pues en sus manos está el poder de tomar la decisión y sobre todo la oportunidad de concebirlo, sólo falta ejercitar la fuerza de la voluntad. 

De mi parte, continuaré escribiendo sobre el tema, con la finalidad de sensibilizar a todos los involucrados en dicho asunto, hasta que sea lograda la aprobación y aplicación de la resolución, puesto que en mi concepción idealista entiendo esta beneficiará con sus resultados a toda la sociedad.  

Entiendo que toda persona según nuestra Constitución está en la facultad de ejercer su derecho de apelación, sin desmedro a la opinión de los demás y de la misma SISALRIL, quien a mi criterio ha actuado de buena fe al poner controles para todos los que interactuamos en el Sistema Dominicano de Seguridad Social, por lo que,  debemos darnos la oportunidad de ir cerrando las brechas que nos permitan crear una sociedad fuerte en valores, verdad y justicia, como lo deseaban nuestros Padres de la Patria.

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad