Comerciantes de Santiago se integran a campaña contra la explotación sexual de menores

Comerciantes

SANTIAGO. - La Vicepresidencia de la República, a través de la Administradora de Subsidios Sociales (ADESS), impartió una capacitación a más de 200 dueños de colmados afiliados a la Red de Abastecimiento Social (RAS) de la región norte del país, con el fin de concientizar a los comerciantes sobre la importancia de proteger a los niños, niñas y adolescentes.

Con esta actividad, que formó parte del lanzamiento de la campaña “No hay excusas, terminemos con la explotación sexual en la niñez y la adolescencia”, que promueve el Fondo de las Naciones Unidas para Infancia (UNICEF), la Procuraduría General de la República y la Vicepresidencia de la República, se busca reducir el alto índice de niños niñas y adolescentes afectados por este mal social, mediante la denuncia de esta acción ilícita ante las autoridades.

La charla se realizó en el salón Juan Pablo Duarte de la gobernación de Santiago, y en ella participaron Ernesto Díaz, consultor; y Eduardo Gallardo, especialista en protección infantil de Unicef, quienes insistieron en la necesidad de denunciar el crimen sexual contra los menores.

Gallardo definió la explotación sexual de niños, niñas y adolescentes como el acto de tener relaciones sexuales por las cuales el menor recibe un pago o recompensa, muchas veces en forma de “ayuda”.

Destacó que las relaciones sexuales no son la única forma de explotación sexual, ya que también lo son la pornografía infantil impresa y por Internet, y la participación en espectáculos sexuales (bailes) en los que se incluye a menores, delito penado con hasta 10 años de cárcel para los adultos infractores.

Advirtió que cuando se comete un acto de explotación sexual no solo se involucra a quien comete el delito directamente, sino que además son responsables el dueño del negocio, si se realiza en el mismo, el taxista que lo lleva, el hotel, entre otros.

Finalmente, instaron a los colmaderos a preguntarse “¿qué estoy haciendo yo para proteger a esa niña, niño o adolescente que viene a mi colmado?; ¿qué estoy haciendo yo para proteger a mis hijos, a mis nietos, sobrinos, al vecinito, a los niños del vecindario o del barrio cuando vienen a mi colmado a comprar? , y ¿qué más puedo hacer para protegerlos?”.

Publicidad
Publicidad
Publicidad