Oncóloga dominicana aclara cuatro mitos sobre la radioterapia

Dra. Yeimi Ruiz

SANTO DOMINGO. - La radioterapia, de todos los tratamientos contra el cáncer, es el que más temor causa a los pacientes, ya que está rodeada de mitos que causan rechazo, según explicó este martes la doctora Yeimi Ruiz, oncóloga radioterápica del Centro de Radioterapia Integral Radonic.

De acuerdo con la doctora, con los aceleradores lineales de nueva generación, la radioterapia es un tratamiento totalmente seguro y que en algunos tumores, consigue resultados similares a la cirugía radical, sin resultar invasiva.

Aseguró que las cifras hablan por sí solas acerca de la eficacia de la radioterapia en la lucha contra el cáncer, ya que la evidencia científica la considera una de las tres modalidades más eficaces en el tratamiento de los tumores, junto con la cirugía y la quimioterapia. Dijo que 6 de cada 10 pacientes con cáncer recibe tratamiento con alguna de las modalidades de radioterapia con las que se cuenta en la actualidad.

“La radioterapia actual nos permite diseñar tratamiento a la medida de cada paciente, modificándoles en función de la evolución del tumor y con una altísima precisión porque el haz de la radiación se dirige únicamente contra la lesión que se quiere destruir”, dijo la especialista.

Mitos
A pesar de esto, la doctora Ruiz aseguró que aún existen muchos mitos en torno a este tratamiento. El principal mito es que la radioterapia quema y, de acuerdo con la doctora, este tratamiento no quema.


Aseguró que cuando se administra el tratamiento en algunas zonas del cuerpo y en algunos pacientes, puede provocar enrojecimiento y picor, que se trata con la administración de cremas por indicación del especialista en Oncología Radioterápica.

Otro mito que mencionó la doctora es que el paciente tendrá que permanecer aislado por la radiactividad, lo cual es una confusión de la administración de radioterapia y de yodo radiactivo, usado en el tratamiento de cáncer de tiroides. Dijo que en este último caso sí es necesario, por los residuos que generan, por el efecto radiactivo de la medicación.

Un tercer mito es que este tratamiento duele y, dijo la doctora, que esto causa mucho temor en los pacientes, porque como no duele no tienen sensación física de que le quitado un tumor. Como no duele, no necesita anestesia ni ingreso hospitalario.

Y un cuarto mito es que causa daños en los órganos cercanos. A esto la doctora explicó que la evolución de la tecnología ha traído aceleradores lineales de nueva generación de incorporan sistemas de navegación corporal para localizar con gran precisión el tumor, así como dispositivos que adaptan su haz de radiación a la forma al tamaño del tumor.

Destacó que pueden administrar los tratamientos con una precisión inferior a la décima de milímetro, frente a los 15 milímetros de los aceleradores lineales.

Para más información puede dirigirse a la Avenida Sarasota esquina calle Jesús Maestro, Santo Domingo o llamar al teléfono 809-534-2170.

Publicidad
Publicidad
Publicidad