Dra. Yeimi Ruiz: “El diagnóstico precoz es la mejor arma terapéutica para el linfoma”

Dra. Yeimi Ruiz

SANTO DOMINGO. - Los avances y calidad de vida son cada vez mejores para quienes padecen linfoma, por eso es importante conocer a tiempo los primeros síntomas de esta enfermedad tan desconocida por el público general, según explicó este martes -26 de septiembre- la doctora Yeimi Ruiz, oncóloga radioterápica del Centro de Radioterapia Integral Radonic.

A propósito de conmemorarse en septiembre el Mes del Linfoma, la experta aseguró que los síntomas de este carcinoma tienden a confundirse con una afección menor.

Expresó que los síntomas que suele presentar el linfoma son: la aparición de un bulto o adenopatía en el cuello, axila o ingle, que puede ser doloroso o no, fiebre, sudoración nocturna, pérdida de peso y cansancio, picor en la piel y manchas cutáneas de coloración rojiza. Dijo que en ocasiones aparecen los “síntomas B”, como la pérdida inexplicable mayor del 10% del peso corporal en los últimos seis meses.

Dijo que, según estudios recientes, el 73% de los afectados no sabían nada antes de su diagnóstico. Mientras que el 62% de los pacientes con linfoma son diagnosticados erróneamente. Muchos de ellos esperan meses para ir al médico.

De acuerdo con la doctora, este carcinoma afecta a niños, adultos y ancianos, sin distinción. Asimismo, impide el buen funcionamiento del sistema inmunológico.

“Este tipo de cáncer sanguíneo afecta al sistema linfático, clave en el funcionamiento del sistema inmunológico, que ayuda al cuerpo a combatir infecciones y enfermedades”, dijo.

El diagnóstico
Según explicó la doctora Ruiz, el diagnóstico inicia con una historia clínica, exploración física, exploración complementaria, como: radiografía, una ecografía o una Tomografía Axial Computarizada (TAC), técnica que identifica dónde están localizadas las adenopatías o la infiltración de órganos que producen linfoma.

Si tras la realización de estas pruebas se mantiene la sospecha del linfoma, se procede a realizar una biopsia en las adenopatías presentes, seguido de aspirado de médula ósea, estudios inmunohistoquímica y analítica completas.

El tratamiento y la probabilidad de curación dependen del estadio y el tipo de linfoma. Los tratamientos  actuales  son: quimioterapia, radioterapia, trasplante de médula ósea, inmunoterapia, anticuerpos monoclonales, radioinmunoterapia y cirugía. Actualmente, el porcentaje de curación en algunos tipos de linfoma alcanza el 80% y en otros se ha conseguido llegar a cronificarla.

Agregó que existen 35 tipos de linfomas, divididos entre los Hodgkin (LH) y los No Hodgkin (LNH).

Para más información puede dirigirse a las instalaciones de Radonic, en la Avenida Sarasota esquina calle Jesús Maestro, Santo Domingo o llamar al teléfono 809-534-2170.

Publicidad
Publicidad
Publicidad