Día Mundial contra el Ruido: ¿Cómo afecta el ruido a la salud?

ESPAÑA.- Con motivo del Día Mundial contra el Ruido surge el debate de cómo perjudica el ruido habitual de los hospitales a los pacientes ingresados. Camillas, timbres, conversaciones, aire acondicionado, ascensores, móviles, etc. Son muchos los sonidos, algunos evitables y otros no, que pueden molestar a los enfermos. Pero, ¿cómo afecta realmente el ruido a la salud de las personas?

Efectos en la salud

El ruido puede tener efectos adversos sobre “casi la totalidad de los elementos del organismo humano”. Perjudica a la audición, el sistema respiratorio, el sistema digestivo, el sistema neurovegetativo y el sistema circulatorio.

Depende del nivel de ruido, pero, todo ello interfiere con la palabra, el sueño, los procesos cognitivos, los efectos psicológicos, etc. Además, es capaz de empeorar otras enfermedades si el sometimiento al ruido se prolonga demasiado en el tiempo.

Las reacciones inmediatas que pueden producirse son la dilatación de las pupilas, apertura y cierre rápido de los párpados, taquicardias, contracción de los músculos, mayor actividad de estos, agitación respiratoria y reducción de la secreción gástrica, entre otros.

Sueño

Uno de los problemas que más puede darse en un hospital es la interrupción del sueño. Una noche de sueño continuo es esencial para la salud fisiológica y mental de las personas.

Esta guía del Observatorio de Salud y Medio Ambiente de Andalucía (OSMAN) señala que su interrupción, si es reincidente, puede afectar a los cambios de humor, disminuir el rendimiento y perjudicar a la salud y bienestar general.

Además, el ruido en mitad del sueño puede llegar a causar:

1.- Incremento de la presión arterial, de la tasa cardíaca y de la amplitud del pulso. 2.- Vasoconstricción.

3.- Cambios en la respiración. Arritmias cardíacas. 4.- Incremento del movimiento corporal. 5.- Procesos de excitación de los sistemas nervioso central y vegetativo.

Además, la molestia por ruido en la noche aumenta la molestia durante todo el día siguiente. Serían especialmente sensibles las personas mayores, aquellos con trastornos físicos o mentales o con trastornos del sueño.

Estas serían las posibles consecuencias:

1.- Fatiga. 2.- Estado de ánimo depresivo. 3.- Disminución del rendimiento. 4.- Disminución del estado de alerta.

Ruidos excesivamente elevados

Aunque los perjuicios a nivel cardiovascular se deben a una exposición a un ruido mayor que el producido por los hospitales, no hay que olvidarse de ellos. La Organización Mundial de la Salud apunta a dos efectos: la hipertensión e infartos de miocardio.

La hipertensión se ha asociado con el ruido de aviones, mientras que el infarto de miocardio puede producirse en  pacientes con problemas cardiovasculares, coronarios o arteriosclerosis.

Otros perjuicios pueden incluir la tensión de los dedos y dolor de cabeza en las sienes.

Fuente: DMedicina

Publicidad
Publicidad
Publicidad