Una técnica innovadora predice el riesgo de metástasis en melanoma

Una nueva técnica es capaz de determinar qué pacientes con melanoma podrían tener metástasis. El sistema, que se presenta hoy en un estudio publicado en «Nature Cancer», aprovecha la secuenciación del ADN para predecir de forma más precisa qué melanomas primarios tienen probabilidades de reaparecer y desarrollar metástasis.

En la mayoría de los casos, la primera señal de un melanoma es una pequeña mancha pigmentada en la piel. Muchos melanomas primarios se curan al extirpar la lesión, pero en otras ocasiones puede reaparecer y extenderse. Actualmente, se puede predecir la capacidad de recurrencia de un tumor a través de un análisis de la lesión extirpada.

«Hace tan solo 10 años, el pronóstico para el melanoma metastásico era sombrío, pero ahora tenemos tratamientos para ofrecer a los pacientes con enfermedad metastásica y también podemos aplicar estos tratamientos cuando la enfermedad primaria no se ha diseminado», señala el autor del informe Thomas Kupper, del Hospital Brigham and Women's de Boston (EE.UU.).

Los inhibidores del punto de control inmunitario, que pueden reactivar las células T para generar una respuesta inmune contra las células cancerosas, han cambiado radicalmente los resultados y las opciones disponibles para los pacientes cuyo cáncer de piel se ha diseminado.

En algunos pacientes, pueden provocar respuestas muy beneficiosas, incluida la remisión a largo plazo, es decir, la curación del paciente. Pero identificar a los pacientes con mayor riesgo de progresión de la enfermedad ha seguido siendo una necesidad insatisfecha.

Gracias a su colaboración con investigadores del Instituto de Melanoma de Australia y el Hospital de la Universidad de Zelanda (Dinamarca) lograron reunir más de 300 muestras de pacientes.

El siguiente paso fue comparar las muestras de pacientes cuyo melanoma primario progresa a enfermedad metastásica con pacientes cuyo melanoma primario no lo hizo. Para ello utilizaron la secuenciación de ADN de alto rendimiento.

Así encontraron que de todas las variables identificadas, la fracción de células T (TCFr) era un predictor poderoso e independiente de qué pacientes progresarían.

Fuente: ABC Salud

Publicidad
Publicidad
Publicidad