Miles de fármacos no oncológicos son capaces de destruir las células cancerosas

Fármacos para la diabetes, la inflamación, la adicción al alcohol, e incluso para el tratamiento de la artritis en los perros, son capaces de eliminar las células cancerosas en el laboratorio. Lo ha visto un estudio realizado en el Broad Institute of MIT y el Harvard and Dana-Farber Cancer Institute (EE.UU.) que ha analizado miles de compuestos farmacológicos ya desarrollados y ha comprobado que 50 de ellos tenían actividad anticancerígena.Los sorprendentes hallazgos, publicados en «Nature Cancer», también revelaron nuevos mecanismos y dianas farmacológicas, y sugieren una nueva vía para acelerar el desarrollo de nuevos medicamentos contra el cáncer o reutilizar los ya existentes.

Muchos fármacos aprobados para una patología resultan ser también eficaces en otras totalmente desconocidas, como por ejemplo los beneficios cardiovasculares de la aspirina. «Por este motivo creamos el centro de reutilización y así permitir a los investigadores hacer este tipo de descubrimientos fortuitos de una manera más programada», explica el primer autor del estudio, Steven Corsello, oncólogo de Dana-Farber.

Los investigadores probaron todos los compuestos en el Centro de Reutilización de Medicamentos en 578 líneas celulares de cáncer humano. Utilizando un método de código de barras molecular conocido como PRISM, los investigadores etiquetaron cada línea celular con un código de barras de ADN, lo que les permitió agrupar varias líneas celulares en cada plato y realizar un experimento más rápido. Por último, el equipo expuso cada grupo de células con código de barras a un único compuesto de la biblioteca de reutilización, y evaluó la tasa de supervivencia de las células cancerosas.

Y los resultados resultaron sorprendentes: casi 50 medicamentos no cancerosos, incluidos los desarrollados inicialmente para reducir el colesterol o reducir la inflamación, destruyeron algunas células cancerosas y, lo más importante, no tenían efecto sobre las sanas.

Algunos de los compuestos mataron a las células cancerosas de maneras inesperadas, explican. «La mayoría de los medicamentos contra el cáncer funcionan bloqueando las proteínas, pero estamos descubriendo que los compuestos pueden actuar a través de otros mecanismos», apunta Corsello.

Además, la mayoría de los medicamentos no oncológicos que mataron a las células cancerosas en el estudio lo hicieron al interactuar con un objetivo molecular previamente no reconocido. Por ejemplo, el medicamento antiinflamatorio tepoxalina, desarrollado originalmente para su uso en humanos, pero aprobado para el tratamiento de la osteoartritis en perros, eliminó las células cancerosas al dirigirse a un objetivo desconocido en las células que sobreexpresan la proteína MDR1, que comúnmente impulsa la resistencia a los medicamentos de quimioterapia.

Los investigadores también pudieron predecir si ciertos medicamentos podrían matar cada línea celular al observar las características genómicas de la línea celular, como las mutaciones y los niveles de metilación. Esto sugiere que estas características podrían usarse algún día como biomarcadores para identificar a los pacientes que probablemente se beneficiarán de ciertos medicamentos.

Fuente: ABC Salud

Publicidad
Publicidad
Publicidad