Un estudio evidencia que la vitamina D no protege del Covid-19

Una investigación realizada por la Universidad McGill de Quebec, en Canadá, ha demostrado que no hay evidencia genética de que la vitamina D aporte algún beneficio o funcione para prevenir la infección por coronavirus.

Estudios previos habían sugerido que el aumento de vitamina D podría servir como elemento de protección frente al Covid-19 y que desempeñaba un papel “fundamental” en un sistema inmunológico “saludable”. Sin embargo, las investigaciones no generaron “resultados concluyentes”.

"En los estudios observacionales de vitamina D no encontramos evidencia de que su suplementación en la población general mejora los resultados de Covid-19. Estos hallazgos, junto con los datos recientes de ensayos controlados aleatorios, sugieren que se debe dar prioridad a otras terapias para los ensayos de coronavirus", han explicado los autores de la investigación publicada en PLOS Medicine.

El estudio de aleatorización mendeliana, desarrollado por Guillaume Butler-Laporte y Tomoko Nakanishi, se llevó a cabo con una muestra de 14.134 personas contagiadas con Covid-19 y más de 1.2 millones de personas sin la enfermedad de 11 países. Entre estas personas, se observaron las variantes genéticas y la relación entre los niveles de vitamina D y la susceptibilidad y gravedad de coronavirus.

En las conclusiones, los expertos encontraron que entre las personas que sí desarrollaron la enfermedad, no hubo diferencia entre los niveles de vitamina D y la susceptibilidad al Covid-19, hospitalización o pronóstico grave de la enfermedad.

Limitaciones de la investigación

Pese a este hallazgo, los autores de la investigación han señalado que su estudio tuvo “limitaciones importantes” debido a que no agregó a personas con déficit de vitamina D y porque sólo analizó variantes genéticas de individuos de ascendencia europea. “Se necesitan estudios futuros para explorar la relación con los resultados de la vitamina D y coronavirus en otras poblaciones. Pero más importante aún, nuestros resultados sugieren que la inversión en otras vías terapéuticas o preventivas debe priorizarse para los ensayos controlados aleatorios (ECA) de Covid-19'', han concluido los autores del estudio.

Fuente: Redacción Médica 

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad