Importancia de la vacunación de forma preventiva ante brote de difteria

Por la Dra. Katy N. Rodriguez J.

Pediatra neonatóloga intensivista

Vocal Sociedad Medicina Perinatal (Sodomep)

La difteria es una infección causada por la bacteria Corynebacterium Diphtheriae. Sus signos y síntomas, que suelen manifestarse entre 2 y 5 días después de la exposición. Se transmite fácilmente de una persona a otra, ya sea por contacto directo o por vía aérea, a través de las gotitas respiratorias emitidas por ejemplo al toser o estornudar. También puede diseminarse a través de tejidos u objetos contaminados.

En general, el diagnóstico clínico de la difteria se basa en la presencia de una membrana grisácea que recubre la garganta. Aunque se recomienda un estudio de laboratorio para confirmar los casos sospechosos, el tratamiento debe comenzar de inmediato.

Todos los niños del mundo deberían estar inmunizados contra la difteria. Una ronda básica de 3 dosis, administradas en el curso del primer año de vida, sienta las bases para adquirir inmunidad vitalicia. Los programas de inmunización deben asegurarse de que más adelante, durante la niñez o adolescencia, cada cual reciba otras 3 dosis de refuerzo de una vacuna que contenga la anatoxina diftérica. A cualquier edad, toda persona que no esté vacunada contra la difteria, o que lo esté sólo parcialmente, debe recibir las dosis necesarias para completar la vacunación.

Los brotes de difteria surgidos últimamente en varios países atestiguan una insuficiente cobertura de vacunación y han demostrado la importancia de mantener elevados niveles de cobertura en los programas de inmunización infantil. Sean cuales sean las circunstancias externas, toda persona no inmunizada se encuentra en situación de riesgo. Se calcula que un 86% de los niños del mundo reciben las 3 dosis recomendadas de vacuna antidiftérica durante la lactancia, lo que supone que hay un 14% sin cobertura, o con cobertura parcial.

La vacuna, crucial en la prevención de la difteria

La difteria se puede prevenir de forma muy eficaz mediante la administración de una vacuna que contiene una variante no dañina de la toxina llamada toxoide diftérico. Esta vacuna está incluida en el calendario básico recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para todos los países del mundo.

Existen 4 vacunas que incluyen protección contra la difteria:

  • La vacuna DTaP protege a los niños pequeños contra la difteria, el tétanos y la tos ferina.
  • La vacuna DT protege a los niños pequeños contra la difteria y el tétanos
  • La vacuna Tdap protege a los preadolescentes, adolescentes y adultos contra el tétanos, la difteria y la tos ferina
  • La vacuna Td protege a los preadolescentes, adolescentes y adultos contra el tétanos y la difteria

En entornos endémicos y en situaciones de brote, el personal de atención sanitaria puede correr mayor riesgo de contraer difteria que la población en general. Por ello, dada la posibilidad de que se vea expuesto a Corynebacterium Diphtheriae en el desempeño de su labor, hay que prestar especial atención a la inmunización del personal de salud.

Fuentes

x
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad