Diseñan nuevo método para administrar genes terapéuticos para enfermedades musculares

Un equipo de investigadores del Broad Institute of MIT y de Harvard y la Universidad de Harvard han desarrollado una nueva familia de virus adenoasociados (AAV), se trata de un virus transmisor que servirá de vehículo de administración de genes que podría hacer que la terapia génica para pacientes con enfermedades musculares sea más segura y efectiva.

Este grupo de vectores virales, que los investigadores llaman MyoAAV, es más de 10 veces más eficaz para llegar al músculo que los que se utilizan actualmente en los ensayos clínicos y evita en gran medida el hígado. 

Los autores del estudio demostraron que debido a esta mayor eficiencia, su método se puede utilizar para administrar genes terapéuticos en dosis entre 100 y 250 veces más bajas que otros vectores virales utilizados en otros estudios y ensayos, reduciendo potencialmente el riesgo de daño hepático y otros efectos secundarios graves.

De acuerdo al trabajo publicado en Cell, Sharif Tabebordbar, un científico investigador del Broad, y sus colaboradores describen cómo modificaron la capa de proteína externa de AAV, conocida como cápside, para crear MyoAAV. Lo hicieron utilizando un método que desarrollaron llamado Evolución dirigida de las cápsides de AAV que aprovechan la expresión in vivo de ARN transgénico (DELIVER).

Empleando MyoAAV, los investigadores entregaron genes terapéuticos o el sistema de edición de genes CRISPR-Cas9 específicamente a las células musculares. Mejoraron la función muscular en modelos de ratón de distrofia muscular de Duchenne, la forma más común de enfermedad muscular genética, y de una enfermedad más rara llamada miopatía miotubular ligada al cromosoma X. 

También encontraron que MyoAAV puede administrar terapias genéticas de manera efectiva a los músculos en primates no humanos y a las células musculares humanas.

Los hallazgos son la culminación de 10 años de trabajo de Tabebordbar, el primer autor del estudio, que ha dedicado su carrera a encontrar una mejor terapia génica para la enfermedad muscular genética. 

Para ver el trabajo completo ingrese aquí.

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad