Descubierto el mecanismo de detección del frío en los dientes que explica la sensación de dolor que produce

Las sensaciones de dolor que se generan en los dientes ante determinados estímulos son muy molestas y complejas y, normalmente, los tratamientos analgésicos habituales carecen de eficacia. Sin embargo, hasta la fecha, nadie había realizado ningún estudio sobre este tipo de dolor, porque no se sabía muy bien cómo hacerlo.

Ahora, un equipo internacional de investigación, en el que participa el grupo de la profesora de Fisiología de la Universidad de Alcalá Carolina Roza, junto a equipos de Alemania, Estados Unidos y Chile, ha llevado a cabo un exhaustivo estudio, que acaba de ser publicado en la prestigiosa revista interdisciplinaria ‘Science Advances’. Su autora principal es Laura Bernal, doctorada por la UAH en el contexto de una tesis en cotutela entre la UAH y la Universidad Friedrich Alexander Erlangen-Núrenberg (Alemania), y en él también participa la doctora Roza, directora, además, de la tesis de Laura.

El estudio explica cómo se genera esa sensación en los dientes y demuestra que es a través de un mecanismo totalmente diferente al que ya se había descrito para la piel y las mucosas. Para llegar a estas conclusiones, fue esencial el desarrollo de una preparación experimental de mandíbula ex vivo de ratón que permite registrar la actividad eléctrica de las neuronas sensoriales de la pulpa dental. 

En general, las preparaciones ex vivo son fundamentales ya que mantienen la estructura real de los tejidos y permiten evaluar, a tiempo real, las respuestas de las neuronas sensoriales de dolor, así como modular esas respuestas con el uso de ciertos fármacos. Esto fue posible gracias a las aportaciones de las doctoras Carolina Roza y Laura Bernal, cuyo laboratorio forma parte del Grupo de Investigación FISIONET en el departamento de Biología de Sistemas de la UAH.

El frío, principal estímulo de dolor dental

Según este trabajo, ahora publicado, además de las propias neuronas sensoriales, hay otros elementos que contribuyen a generar una sensación de dolor en los dientes, en este caso, los odontoblastos. Además, los investigadores han descubierto que las moléculas que “sienten” el frío y provocan dolor en los dientes son fundamentalmente ciertos canales de la familia de TRP (“receptores de potencial transitorio”), los TRPC5 y los TRPA1 localizados en los odontoblastos.

Las neuronas sensoriales de los dientes de ratones transgénicos en los que se eliminó el receptor TRPC5 responden peor al frío, mientras que aquellas de ratones transgénicos sin ambos receptores (TRPC5 y TRPA1), han perdido del todo este tipo de respuestas. Este mecanismo es diferente al que ocurre en la piel, donde las moléculas responsables de la sensación y dolor por frío son canales TRPM8 y TRPA1, localizados exclusivamente en los terminales de las neuronas sensoriales.

Además, se observó que los dientes de pacientes con infecciones o inflamaciones dentarias expresan más moléculas de TRPC5, es decir, más sensores de frío, lo que podría explicar el aumento de sensibilidad al frío ante determinadas situaciones, como ese dolor al beber agua fría, cuando tenemos una caries, por ejemplo.

Fuente: DICYT

x
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad