Crean primer implante corneal trifocal para corregir la presbicia

Investigadores de la Universitat Politècnica de Valencia (UPV), la Universitad de Valencia (UV) y la Clínica Oftalmológica Aiken diseñaron y evaluaron el primer implante corneal trifocal para corregir la presbicia, siendo también el primer implante totalmente transparente. 

De acuerdo al trabajo publicado en la revista Scientific Reports, del grupo Nature, este novedoso implante posibilitará una buena visión tanto de lejos, a distancias intermedias (ordenador, dispositivos móviles) y de cerca a aquellas personas que padecen presbicia. 

“Este implante podría ser una alternativa para personas con presbicia que quieran olvidarse de las gafas o las lentillas. Además, sería completamente compatible con la cirugía refractiva con láser en pacientes miopes e hipermétropes, así como con posibles intervenciones posteriores de cataratas. Estamos proponiendo algo totalmente nuevo que además no es incompatible con ninguna otra terapia ocular”, destaca Juan Antonio Monsoriu, investigador del Centro de Tecnologías Físicas de la Universitat Politécnica de Valencia.

De acuerdo al doctor Salvador García-Delpech, de la Fundación Aiken, este implante, al contrario de otros que hay ahora, no impediría el estudio posterior de la retina o la mácula e incluso las intervenciones quirúrgicas si fueran necesarias en un futuro.

Sostuvo además que actualmente, las pantallas, los móviles, los dispositivos electrónicos, etc, se han convertido en una necesidad básica en el día a día, y el número de personas que acuden a consulta solicitando eliminar la dependencia de las gafas para su vida diaria no para de aumentar. 

“Tengamos en cuenta además el “efecto mascarilla”: mucha gente no puede ejercer su día a día con unas gafas empañadas por culpa del uso de las mascarillas y acuden buscando una solución práctica a dicho problema”, agregó García-Delpech haciendo referencia a los cambios a los que está siendo sometida la población en esta “nueva normalidad”.

El implante está compuesto por una lente difractiva fabricada con un material biocompatible. “Es extremadamente delgado -menor que 5 micras- por lo que se implantaría dentro el estroma corneal, básicamente sin afectar su estructura, en una cavidad creada con un láser de femtosegundo. La lente está microperforada y es esto lo que permite el flujo de nutrientes necesarios en esta parte de la córnea”, detalló Walter D. Furlan, investigador del Departamento de Óptica y Optometría y Ciencias de la Visión de la Universitad de Valencia.

Este novedoso implante se diferencia además de los convencionales en que el área donde hay flujo de nutrientes es mayor. “Esto haría que, una vez implantado en la córnea del paciente, se redujeran las posibilidades rechazo”, resaltó Vicente Ferrando, investigador también del Centro de Tecnologías Físicas de la Universitat Politècnica de València.

Otra característica importante es que algunos de sus parámetros de diseño pueden variarse, lo que abre una nueva vía para el tratamiento de la presbicia, con el desarrollo de implantes corneales trifocales totalmente personalizados, es decir: a medida de cada paciente.

x
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad