Advierten situación de personas con VIH se agrava por pandemia

SANTO DOMINGO.- A propósito de la conmemoración del  Día de la Cero Discriminación este 1 de marzo, el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/Sida (ONUSIDA) instó a los diversos sectores de la sociedad a tomar medidas urgentes para poner fin a la desigualdad social que afecta a las poblaciones más vulnerables

La campaña promueve este año el trato igualitario en torno a los ingresos, estado de salud, sexo, edad, ocupación, discapacidad, orientación sexual, religión, etnia, identidad de género y clase social, bajo el lema “Poner fin a la desigualdad”.

La directora de ONUSIDA en el país, Bethania Betances, resaltó que a nivel mundial, 1 de cada 4 personas que viven con el VIH han sido objeto de discriminación en centros de salud, mientras que en la República Dominicana ese tipo de estima y discriminación la sufren el 49.8% de las personas que viven con el VIH, acorde a datos de la encuesta de Vigilancia de Comportamiento con Vinculación Serología al VIH realizada por el Consejo Nacional para el VIH y el Sida (CONAVIHSIDA) en 2018.

“La desigualdad está aumentando para más del 70% de la población mundial, lo que obstaculiza el desarrollo económico y social. Aunque todas las personas tienen derecho a la salud, 9 de cada 10 personas en los países más pobres no recibirán una vacuna contra COVID-19 durante 2021”, aseveró la funcionaria de las Naciones Unidas.

Las personas que viven con VIH constituyen un segmento de población económicamente vulnerable. En la República Dominicana, cerca de la mitad de personas VIH positivo se encuentra desempleadas, situación que se ha agravado a causa de la COVID-19, ya que del grupo de personas que recibían ingresos, la mitad han visto disminuir el monto que recibían en un cincuenta por ciento, según a datos de la Encuesta sobre Necesidades de las Personas que Viven con VIH ante la Pandemia por COVID-19, que efectuó ONUSIDA en 2020.

Bethania Betances explicó que en todo el mundo, una de cada tres mujeres que viven con el VIH en 19 países, denunciaron haber sido víctimas de al menos una forma de discriminación relacionada con su salud sexual y reproductiva en un centro de atención sanitaria en los últimos doce meses, a lo que se suma que desde el inicio de la COVID-19, se han intensificado todos los tipos de violencia contra las mujeres y las niñas, especialmente la violencia doméstica.

“Una de las principales razones por las que las desigualdades en la respuesta al VIH siguen siendo tan marcadas y persistentes, es debido a que aún no nos hemos ocupado adecuadamente de los factores sociales y estructurales que aumentan la vulnerabilidad al VIH y disminuyen la capacidad de muchas personas de acceder y hacer un uso eficaz de los servicios para el VIH,  por lo que es fundamental abordar las amenazas a la salud pública causadas por la COVID-19 y el VIH, desde las desigualdades”, concluyó. 

x
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad