Aseguran desorden del sueño y estreñimiento pueden ser síntomas de Parkinson

SANTO DOMINGO.-En los pacientes con Parkinson la etapa de sueño REM, en que se envían señales a la médula espinal para detener los movimientos del cuerpo se ve afectada. 

Este desorden del sueño puede empezar 10 o 15 años antes que otros síntomas como el temblor, rigidez o la lentitud, según explicó el neurólogo Ramón Lugo. 

Al participar en el webinar “Enfermedad de Parkinson”, el doctor Lugo explicó que otros síntomas prodrómicos son el estreñimiento y la pérdida del olfato. 

Durante su exposición, el especialista indicó que el Parkinson suele ser más frecuente en hombres que en mujeres,  y que aproximadamente 1 por ciento de los pacientes son mayores de 65 años.

La insuficiencia de la expresión facial (hipomimia), escritura muy pequeña (micrografía), disminución del volumen de la voz (hipofonía), dificultad para pronunciar palabras, ronquera, así como lentitud del movimiento, inestabilidad postural, temblores y rigidez, son algunos de los síntomas motores más comunes que presentan los pacientes con Parkinson.

Mientras que los síntomas no motores tienden a variar - desde un problema con la función cognitiva hasta un problema de demencia, que puede ocurrir al final del estadio de la enfermedad - los pacientes también pueden tener alucinaciones, depresión, ansiedad o sialorrea porque disminuye la frecuencia de tragar y causa acumulación de saliva o producción de saliva primaria.

Después de haber sido expuestos de 4 a 6 años a levodopa, las disquinesias o movimientos involuntarios ocurren en un 40 por ciento  de las personas enfermas de Parkinson.

En el encuentro organizado para la Sociedad Dominicana de Neurología y Neurocirugía, el doctor Lugo sostuvo que la historia clínica y el examen físico son los principales métodos de diagnóstico de la enfermedad de Parkinson.

Dado que esta es una enfermedad neurodegenerativa, las funciones motoras y no motoras del paciente se irán deteriorando - y los medicamentos solo ayudarán a mejorar la calidad de vida, no van a detener el progreso ni a curar la enfermedad.

Dentro de los tratamientos no farmacológicos, los ejercicios como el entrenamiento de ambulación y balance, el baile y Tai chi, han demostrado que son bastantes efectivos, así como las terapias físicas, ocupacional y del habla.

Como alternativas también se encuentran las intervenciones quirúrgicas como estimulación cerebral profunda (DBS), la bomba duopa, y el ultrasonido enfocado (unilateral o del tálamo).

El evento fue  organizado por el Departamento de Neurología de la Sección de Desórdenes de Movimiento de Cleveland Clinic Florida. El doctor Lugo pertenece al equipo de profesionales de dicho centro de salud. 

Publicidad
Publicidad
Publicidad