Entendiendo el asma: Cuando respirar se torna difícil

El asma es catalogada por los profesionales de la salud como una de las enfermedades respiratorias crónicas más comunes.

Según los datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), hay 235 millones de personas con asma. Esta es una enfermedad frecuente en niños, aunque puede desarrollarse también en edad adulta.

El principal factor de riesgo de padecer asma son las sustancias y partículas inhaladas que pueden provocar reacciones alérgicas o irritar las vías respiratorias. El tratamiento y la adherencia adecuada permite que los pacientes con esta enfermedad tengan buena calidad de calidad.

Este año se conmemora el 1° de mayo el Día Mundial del Asma, una patología que, según el doctor José Torres Sales, Gerente Médico de la franquicia Respiratoria de GlaxoSmithKline Centroamérica y el Caribe, se caracteriza por la inflamación de los bronquios, lo cual conduce a que se hagan más gruesos y más estrechos. Además, sus fibras musculares se contraen con más facilidad.

De acuerdo con el doctor, los síntomas pueden surgir varias veces al día o a la semana. Presenta ataques recurrentes de disnea y sibilancias. “Los bronquios inflamados son excesivamente irritables y muy sensibles al contacto con distintas sustancias inhalantes y ante determinadas situaciones; esto en conjunto se le llaman agentes desencadenantes”, explicó.

En comparación con otras enfermedades crónicas, la tasa de mortalidad del asma es relativamente baja. Sin embargo, el doctor destaca que uno de los problemas que enfrenta el médico al momento de tratar a un paciente con asma, es lograr una correcta adherencia al tratamiento, ya que se ve, en muchas ocasiones, que, al notar una mejoría, el paciente tiende a dejar de utilizar el tratamiento prescrito.

Recomendaciones:
1. Evitar sustancias irritantes o alérgenos que afecten.
2. Realizar ejercicios respiratorios de forma habitual.
3. Mantenerse alejado de ambientes con humo y dejar de fumar.
4. Llevar un tratamiento regular para controlar los síntomas de la enfermedad, inclusive cuando no se tengan. Nunca abandonar el tratamiento por cuenta del paciente, se debe consultar primero al médico tratante.
5. Aprender a reconocer y a actuar durante una crisis de asma.

El Dr. Torres expresó que una persona que tiene el asma controlada puede no presentar síntomas como tos por las mañanas o al hacer ejercicio, podrá dormir bien sin despertarse, reducirá sus ataques, inclusive puede no presentar ninguno.

GSK por más de 40 años en investigación respiratoria ha creado medicamentos que han transformado el tratamiento de enfermedades respiratorias. GSK es una de las empresas farmacéuticas y de cuidado de la salud líderes mundiales en investigación.

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad