El tratamiento para reducir el colesterol en los pacientes con Enfermedad Renal Crónica debe individualizarse

transplante-rinon.jpg

Un trabajo encabezado por investigadores de la Universidad de Valladolid (UVa) y del Hospital Virgen de la Concha de Zamora confirma que el tratamiento para reducir el colesterol en los pacientes con Enfermedad Renal Crónica (ERC) debería ser individualizado. Además, recomienda no utilizar estatinas en estos pacientes si el colesterol no está elevado. El estudio se ha publicado en la revista del grupo Nature ‘Scientific Reports’. Hola

La enfermedad renal crónica (ERC) se caracteriza por la pérdida progresiva de función renal, de manera que los riñones disminuyen su capacidad de eliminar productos de desecho de la sangre y evacuarlos a través de la orina. Esta patología no suele presentar signos ni síntomas hasta que se encuentra en fases avanzadas, lo que implica un segundo riesgo: el desarrollo de complicaciones cardiovasculares.

Diversos estudios han demostrado que la ERC aumenta el riesgo de infartos de miocardio o accidentes cerebrovasculares, entre otras complicaciones que caracterizan a la enfermedad cardiovascular, de forma que la detección precoz de los factores de riesgo y seguir un estilo de vida saludable (como evitar beber o fumar) se tornan en elementos clave.

Las causas principales de la ERC son la diabetes mellitus, la hipertensión arterial y la arterioesclerosis, que se caracteriza por el depósito y la infiltración de sustancias lipídicas (colesterol, ácidos grasos) en las paredes de las arterias. Pero en este último caso, detalla a DiCYT el primer autor del trabajo, el profesor Francisco Herrera Gómez, “aún se conoce poco al enfermo renal con dislipemia”, es decir, al paciente con niveles alterados de lípidos en sangre. Además, “en muchos casos, conforme se llega al estadio terminal de la ERC, los lípidos suelen descender, lo que no significa menos riesgo sino todo lo contrario”.

En la actualidad, el tratamiento más aceptado para tratar el colesterol elevado en los pacientes con ERC son las estatinas (inhibidores de la 3-hidroxi-3-metil-glutaril-CoA reductasa, abreviada oficialmente como HMGCR). Y últimamente, estos fármacos se suelen combinar con Ezetimibe (una resina que impide la absorción del colesterol a nivel intestinal).

Sin embargo, explica el investigador, estos fármacos suelen presentar efectos adversos, sobre todo a nivel muscular. Asimismo, muchas veces se indican cuando el paciente con ERC no tiene el colesterol elevado.

Con el objetivo de recuperar toda la evidencia respecto al tratamiento de estos pacientes con estatinas, con y sin Ezetimibe, el equipo realizó un meta-análisis –un resumen matemático de los datos de todos los trabajos sobre este asunto-, para comprobar si alguna estatina tiene mayor eficacia respecto a otras y para dilucidar si hay marcadores del efecto del tratamiento con estos fármacos.

Fuente: DICYT.

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad