noviembre 26, 2020

Economista sostiene crecimiento sector salud se incrementó por COVID-19

SANTO DOMINGO.-  Durante el encuentro virtual de SaludHable: “Perspectivas Económicas bajo el Escenario COVID-19”, organizado por la Asociación de Representantes, Agentes y Productores Farmacéuticos, Inc. (ARAPF), el economista  Henri Hebrard  manifestó que el coronavirus ha colocado al sector salud como el segmento económico de mayor crecimiento durante el 2020, el cual hasta abril del presente año mostraba un crecimiento de 12.4%, un número que supera el alcance 2019 cuando se cerró con un aporte de 4.3% al PIB.

En este contexto explicó que claramente, las demandas en el escenario COVID-19 y post pandemia hacen que se dé una mayor atención a los requerimientos sanitarios, prueba de ello es el proyecto aprobado por el Senado, y en revisión por la Cámara de Diputados, donde se contempla el incremento de partidas presupuestarias por un valor total de RD$12,819.5 millones.

Sostuvo que bien el sector salud ha crecido durante el desafío sanitario, otros segmentos económicos generadores de divisas como el turismo y las remesas se han visto afectados, lo que causa un impacto directo en el PIB total de este año. Según las proyecciones oficiales para el 2020, el crecimiento cerraría con una baja de al menos -5% del PIB total, el cual, de acuerdo con el Banco Central, en abril, la caída ya alcanzaba un -7.5%. A esto se añade una devaluación acelerada del peso dominicano, la cual, actualmente, se encuentra por encima de un 14% anual, a ese paso se estima que a final de este año un dólar tendrá una valoración de RD$60.30.

 “Las realidades ocasionadas por el coronavirus han dejado muchas interrogantes que deben ser contempladas con el fin de dar una respuesta a las tensiones sociales. Es necesario evaluar las medidas tomadas, en el tiempo de la pandemia, que no se incluyen en el presupuesto modificado para 2020. Por ejemplo, no se hace referencia al paquete de medidas para el acompañamiento a las empresas durante el periodo de recuperación, el cual se pronóstica con ritmo lento”, indicó el economista.

De acuerdo al especialista en lo que resta del 2020 y ya pensando en los desafíos para el 2021, se encuentra un escenario lleno de incertidumbre debido a la falta de una vacuna y el impacto de la recesión económica en los Estados Unidos, donde se proyecta que la economía pudiera caer entre -6% y -8%. Claramente, un escenario que afectará de manera negativa a los sectores de turismo, remesas, exportación e inversión extranjera de la República Dominicana.  

A este contexto, se suma una contienda electoral reñida donde el partido ganador responderá a grandes desafíos económicos a partir del mes de agosto. Claramente, el candidato electo tendrá que enfrentarse a un enorme déficit fiscal mayor del que se esperaba, ya que en inicio se presupuestaron RD$110,000 millones y en la actualidad se estima un valor aproximado de RD$230,000 millones, a raíz de los acontecimientos ocasionados por la COVID-19.

Estos datos reflejan el camino hacia una profunda reforma que abarque todas las dimensiones: ingresos, gastos, activos y deudas en la parte económico-fiscal. Además de, una reforma de la seguridad social tanto en su vertiente de pensiones como en su eje de salud. Un sistema que durante la pandemia demostró no estar preparado para enfrentar un desafío de esta magnitud.

Ante estas consideraciones, Henry Suárez, presidente de ARAPF, resaltó la importancia de continuar trabajando para hacer frente a los nuevos desafíos y ser cautelosos en las decisiones económicas tomadas en este contexto.

"La pandemia ha significado un gran reto para el bienestar social y económico de los consumidores dominicanos. Es por eso que, como representantes de la industria farmacéutica dominicana, no hemos escatimado esfuerzos para mitigar los estragos causados por la COVID-19, enfocándonos en mantener un correcto abastecimiento de medicamentos durante este periodo. Sin embargo, hay que ser cautelosos en las decisiones que se tomen en este momento, por eso es necesario mantener el diálogo entre los sectores públicos y privados en un escenario post COVID, con el propósito de estar preparados para enfrentar un 2021 con nuevas necesidades propias del coronavirus y con drásticos cambios en la economía", dijo.

Publicidad
Publicidad
Publicidad