Zika crea un dilema para brasileñas que intentan fertilización in vitro

BRASIL.- La propagación del virus del Zika en Brasil y su probable relación con la microcefalia de los bebés ha generado un dilema en las futuras gestantes, muchas de ellas luchando contra su tiempo biológico para ser madres, sobre la conveniencia de aplazar los tratamientos de fertilización in vitro.

Pese a que el virus y la posibilidad de que sea la causa de malformaciones en los bebés “amedrentan” a las futuras madres, la crisis económica que aprieta los bolsillos de los brasileños se ha convertido también en otro factor para que las parejas opten por aplazar ese tipo de método de fertilización.

Tatiane Martins decidió interrumpir su tratamiento de fertilización in vitro por temor al zika, un virus que algunos organismos sanitarios señalan como causante de microcefalia. Como ella, cientos de mujeres en Brasil enfrentan el dilema de posponer, o no, este tratamiento, aunque algunos especialistas no lo consideran necesario.

“Empecé a ver muchas noticias por la televisión y me asusté con lo que el zika podría ocasionar, principalmente por la posibilidad de la microcefalia (…) Eso me deja confusa y ansiosa porque ya había iniciado todo el proceso de fertilización y tuve que interrumpir toda la medicación”, afirmó a Efe Martins, una aspirante a madre de 33 años.

Tras interrumpir el proceso de fertilización, Martins “se obligó” a congelar embriones con la esperanza de retomar el proceso en abril de este año, cuando, según los expertos, la llegada del frío disminuye la proliferación del Aedes aegypti, el mosquito que transmite zika, dengue y chikungunya.

De acuerdo con Luiz Eduardo Albuquerque, director de una clínica de fertilización y especialista en reproducción humana, la congelación de embriones ha aumentado entre un 10 y un 15 % en Sao Paulo, la mayor ciudad brasileña, en los últimos cuatro meses.

Según explicó, “muchas pacientes están congelando sus embriones y óvulos, además de atrasar el proceso de fertilización. Están preocupadas por el avance de la edad y por las dificultades económicas del país, ya que un embarazo y un hijo cuestan mucho”.

Fuente: 

EFE

Publicidad
Publicidad
Publicidad