septiembre 22, 2020

Niegan el peso de la genética en alzhéimer, diabetes y cáncer

Muchos tipos de cáncer, diabetes y alzhéimer tienen una contribución genética del cinco al 10 por ciento como máximo, según un nuevo estudio de la Universidad de Alberta en Estados Unidos. Los resultados, que han sido publicados en Plos One, muestran que los vínculos entre la mayoría de las enfermedades humanas y la genética son inestables en el mejor de los casos.

Esta afirmación viene a negar el peso de la genética familiar en muchas enfermedas, como el cáncer o la diabetes. "En pocas palabras, el ADN no es su destino, y los SNP son falsos para la predicción de enfermedades. La gran mayoría de las enfermedades, incluidos muchos tipos de cáncer, diabetes y enfermedad de alzhéimer, tienen una contribución genética del 5 al 10 por ciento en el mejor de los casos", ha señalado David Wishart, profesor en el Departamento de Ciencias Biológicas de la Universidad de Alberta y el Departamento de Ciencias de la Computación y coautor del estudio.

Se trata del mayor metaanálisis realizado hasta ahora, ya que se han examinado dos décadas de datos de estudios que analizan relaciones entre mutaciones genéticas comunes, también conocidas como polimorfismos de un solo nucleótido (S, por sus siglas en inglés), y diferentes enfermedades y afecciones.

Los microbios y los nutrientes, más que importantes

El estudio también destaca algunas excepciones notables, como la enfermedad de Crohn, la enfermedad celíaca y la degeneración macular, que tienen una contribución genética de aproximadamente 40 a 50 por ciento.

"A pesar de estas raras excepciones, cada vez es más claro que los riesgos de contraer la mayoría de las enfermedades surgen de su metabolismo, su entorno, su estilo de vida o su exposición a varios tipos de nutrientes, productos químicos, bacterias o virus", ha explicado Wishart.

Wishart y sus colaboradores de investigación sugieren que medir los metabolitos, las sustancias químicas, las proteínas o el microbioma proporciona una medida mucho más precisa del riesgo de enfermedades humanas y también es más preciso para el diagnóstico. Los hallazgos se enfrentan a muchos modelos modernos de negocios de pruebas de genes, lo que sugiere que estas pueden predecir con precisión el riesgo de enfermedad de alguien.

"La conclusión es que si desea tener una medida precisa de su salud, su propensión a la enfermedad o lo que puede hacer al respecto, es mejor medir sus metabolitos, sus microbios o sus proteínas, no sus genes", ha agfregado Wishart, para quien esta investigación también destaca la necesidad de comprender como afecta en la salud el "medio ambiente y la seguridad o calidad de nuestros alimentos, aire y agua".

Fuente: Redacción Médica

Avatar

Diario Salud Redacción

Publicidad
Publicidad
Publicidad