noviembre 24, 2020

La lengua, un indicador del estado de salud

Autor: Beatriz Adriana Villanueva Collins. Especialista en Ortodoncia y Ortopedia Maxilofacial. UPAEP/CME

La lengua es un órgano muscular que desempeña importantes funciones en nuestro cuerpo. En su sitio, dentro y en el piso de la boca, contiene las glándulas salivales, se encarga de hidratar la cavidad bucal y a los alimentos que ingerimos para la alimentación por medio de la salivación, juega un importante papel en el habla, en la deglución y en el sentido del gusto.

Es un órgano del cuerpo que requiere higiene al igual que nuestros dientes, ya que puede ser un medio de proliferación de bacterias.La lengua nos puede ser un indicador del estado de salud de nuestro cuerpo. Como parte de la revisión bucal periódica, es necesario realizar una evaluación en cuanto a su color, forma, tamaño, tensión, marcas, fisuras, grietas, humedad o sequedad.

Las condiciones normales de la lengua se basan en varias características: Color rojo pálido, con humedad ligera, presencia de una delgada y uniforme capa blanca saburra, de lo cual se encarga el estómago al mandarle líquidos. Entre los indicadores por sus características tenemos: Pequeñas manchas blancas en su superficie, una placa saburra gruesa,lengua irritada, grietas, lengua geográfica, lengua de aspecto obscuro, lengua muy grande, coloración.Todas estas características nos pueden ser un indicador de  que la lengua requiera atención,de enfermedades sistémicas, problemas digestivos, principios de halitosis, gastritis, reflujo, presencia de hongos, enfermedades de transmisión sexual, alergias, ansiedad, reacción al tabaco, anemia que se manifiesta de un color muy pálido a la inversa de una lengua rojiza marcando un buen funcionamiento del corazón que es quien bombea la sangre hacia ella.

La lengua, la boca en general, son una vía de entrada a nuestro cuerpo, a nuestro sistema digestivo que es quien lo nutre, es el que recibe lo que nos mantendrá sanos, o en su defecto, afectado por sustancias o elementos dañinos. Nos compete tenerla siempre limpia, conocerla y saber detectar cualquier alteración que provoque desde alguna afectación muy sencilla, hasta alguna que nos pueda poner en peligro y es necesario atenderse de inmediato.

Publicidad
Publicidad
Publicidad