Las complicaciones trombóticas son fatales y fulminantes pero prevenibles

ALMAR trombo

SANTO DOMINGO. - El riesgo de complicaciones trombóticas posterior a la cirugía es elevado. En pacientes de mayor riesgo, la incidencia de trombosis venosa sin tratamiento fue del 29% y la incidencia de embolismo pulmonar fue del 3%. La cirugía de tipo ortopédica, plásticas, ginecológicas y neurocirugía son de especial riesgo para complicaciones trombóticas. Ciertas características de los pacientes confieren un riesgo aumentado de complicaciones trombóticas. “Las complicaciones trombóticas son fatales y fulminantes pero prevenibles”, asegura Alejandro Rodríguez, presidente de ALMAR Srl.


Se debe valorar el riesgo de complicaciones trombóticas en todo paciente que se va a someter a cirugía, considerando el tipo de cirugía y las características del paciente.

“Da mucha pena que en la actualidad en República Dominicana estos productos mecánicos no estén incluidos en la cobertura de las ARS y peor aún que no sean un requisito obligatorio en los procedimientos quirúrgicos en el país. El riesgo es menor para el paciente, costo beneficio es inmensurable para el paciente y el especialista trabaja más confiado, tranquilo y seguro. Hoy en día nosotros nos empeñamos en llevar el mensaje sobre esta y otras complicaciones de una manera intensa, capacitando y certificando al personal médico en trombo profilaxis”, citó Alejandro Rodríguez.


El balance riesgo beneficio de las estrategias de prevención de eventos trombóticos debe ser individualizado y basado en la historia clínica del paciente, interacciones farmacológicas, tipo de anestesia, riesgo de trombosis y sangrado de la intervención, principalmente.

Se ha mostrado la eficacia de las medias de compresión graduadas (luego del post quirúrgico) y los mecanismos de presión neumática intermitente para la reducción de trombosis venosa y prevención trombótica. Siendo ésta la más eficaz dentro del marco de trombo profilaxis. La estimulación eléctrica y los impulsos pedios se han evaluado en pocos ensayos clínicos.

Se han descrito los siguientes casos en los que las medias de compresión no deberían utilizarse: enfermedad arterial periférica, arteriosclerosis, neuropatía periférica grave, edema masivo en las extremidades inferiores, edema pulmonar, edema provocado por paro cardiaco congestivo, enfermedades locales de la piel o de tejidos blandos, extremidades gangrenosas, índice de presión de Doppler < 0.8, celulitis excesiva.
ALMAR bota neumatica

Todo paciente que va a ser intervenido quirúrgicamente y va a permanecer en el hospital posterior a la cirugía, debe recibir algún método eficaz de prevención de complicaciones trombóticas. (Uso de bombas de compresión neumática intermitente, medias anti embolicas de compresión graduada, HBPM).

Se debe caracterizar el riesgo de trombosis venosa profunda y posibilidad de tromboembolismo pulmonar y en base a esto considerar las medidas pertinentes.

En todo paciente que va a ser intervenido quirúrgicamente y va a permanecer en el hospital posterior a la cirugía, se recomiendan las medias de compresión, bombas de presión neumática intermitente en el pre, intra y post quirúrgico hasta que el paciente camine por sí solo, si no existe contraindicación.

Los mecanismos de presión neumática intermitente son una alternativa 100% eficaz al tratamiento farmacológico. Los estudios realizados hasta la actualidad, con un predominio de pacientes de mayor riesgo, han mostrado la eficacia en la prevención de complicaciones trombóticas con fármacos; con heparina no fraccionada, heparina de bajo peso molecular, anticoagulantes orales, antiagregantes o medidas de tipo mecánico.

En pacientes con ciertos factores de riesgo de trombosis o que van a ser sometidos a una cirugía con un riesgo elevado de complicaciones trombóticas, se recomienda el tratamiento con heparinas de bajo peso molecular, además de medidas mecánicas intermitente.

Todas las medidas farmacológicas para la reducción del riesgo de complicaciones trombóticas presentan un aumento del riesgo de sangrado, en mayor o menor medida.

De forma general, los distintos ensayos clínicos han mostrado que la heparina de bajo peso molecular presenta unos beneficios superiores a la heparina no fraccionada, los anticoagulantes orales y los antiagregantes.

Se aconseja valorar individualmente las dosis de heparinas según el riesgo quirúrgico (de trombosis y hemorrágico) y las características del paciente (edad, peso o alteración renal).

En los pacientes sometidos a una intervención quirúrgica con un riesgo muy alto de sangrado (neurocirugía o con malformaciones vasculares), se recomiendan las medidas mecánicas de prevención de complicaciones trombóticas.

Las medidas mecánicas que han mostrado un mayor beneficio son los mecanismos de presión neumática asociados a un tratamiento farmacológico. Y las medias de compresión cortas y largas presentan los mismos beneficios no importa el modelo.

Cabe destacar que el procedimiento de trombo profilaxis debe ser completa, implementando el uso de fármacos, medias graduadas y bombas de compresión neumática intermitente.

El uso de medias y botas neumáticas no certificados no garantiza al especialista que la compresión que indica o necesaria al paciente sea la que realmente le ofrece el producto. En ALMAR tenemos como principal objetivo “mejorar la vida de los pacientes, la salud de las comunidades y la alegría de los trabajadores de la salud”, cita Alejandro Rodríguez. Dicho esto, “nuestros productos garantizan en un 100% que el paciente recibe lo que el médico indica. Garantizando que los tratamientos sean óptimos y eficaces”.

En ALMAR SRL disponen de soluciones para la prevención del trombo. Para más información puede dirigirse a la calle Luis F. Thomen No. 519B, sector El Millón, Santo Domingo, llamar al teléfono 809-412-8564 o escribir al correo [email protected] o visitar la página web www.almacenesalmar.com.

Publicidad
Publicidad
Publicidad