Más cerca de una solución a la demencia senil

download (36).jpg

Después de una serie de exitosos estudios con ratones, unos científicos de la Flinders University creen que nos acercamos a las primeras pruebas clínicas con humanos que podrían proporcionar un tratamiento preventivo para la demencia senil.

El objetivo de estos investigadores es desarrollar una inmunoterapia efectiva a través de una nueva vacuna, para eliminar la “placa cerebral” y los agregados de proteína tau que están vinculados a la enfermedad de Alzhéimer, uno de los trastornos neurológicos que ocasionan dicha demencia senil.

El trabajo ha sido publicado en la revista Alzheimer's Research & Therapy y ha sido encabezado por Nikolai Petrovsky.

El nuevo tratamiento buscaría eliminar las placas de proteína beta-amiloide (Aβ) y los ovillos neurofibrilares compuestas por la proteína hiperfosforilada tau, que en conjunto llevan a una neurodegeneración y a un declive cognitivo característico del Mal de Alzhéimer.

Dicha enfermedad es la causa principal de demencia senil, es decir, la demencia relacionada con la edad, que afecta solo en EE.UU. a 5,7 millones de personas. Los principales desafíos de este mal son la ausencia de tratamientos efectivos, biomarcadores fiables o estrategias preventivas.

Vacuna para tratar la demencia senil
El profesor Petrovsky y su laboratorio australiano crearon un adyuvante (una sustancia que al ser añadida a una vacuna potencia una respuesta inmunológica ante un antígeno) llamado Advax, sobre el que varios científicos estadounidenses probaron varias vacunas basadas en tecnología MultiTEP. Las vacunas fueron probadas en ratones con una mezcla de patologías tau y Aβ.

Se espera que en un par de años se puedan efectuar las primeras pruebas clínicas con humanos. El objetivo es frenar la acumulación de moléculas Aβ/tau y retrasar la progresión de la demencia senil.

El nuevo método de vacunación combinada podría llegar a ser usado para inducir unas respuestas inmunológicas más intensas ante las dos patologías típicas del Alzhéimer.

Fuente: NCYT.

Publicidad
Publicidad
Publicidad