Investigadores dominicanos trabajan en la secuenciación genómica del SARS-CoV-2

SANTO DOMINGO.- El Instituto de Medicina Tropical  & Salud Global de la Universidad Iberoamericana-UNIBE, investigadores dominicanos junto al Centro Internacional de Ingeniería Genética y Biotecnología (ICGEB) de Italia, se proponen secuenciar el virus causante del COVID-19, el SARS-CoV-2.

El objetivo es conocer la estructura genómica del SARS-CoV-2 y poder compararlo con las secuencias existentes que ya han sido descritas en América, en Europa, y Asia. Las secuencias virales se realizan con extracción de ARN del virus, y secuenciación de próxima generación o NGS.

Esta iniciativa está liderada por el doctor Robert Paulino-Ramírez, director del Instituto de Medicina Tropical & Salud Global de UNIBE; la doctora Eileen Riego de Referencia; y la licenciada Lucía De la Cruz, del Laboratorio Nacional Dr. Defilló, en colaboración con el laboratorio de Virología Molecular en ICGEB en Trieste, Italia, dirigido por el doctor Alessandro Marcello.

La iniciativa se lleva a cabo con el Laboratorio Nacional Dr. Defilló, Referencia Laboratorio Clínico, el Comité de Emergencia COVID-19 y UNIBE.

El acuerdo de intercambio científico fue firmado recientemente entre UNIBE e ICGEB a través del Ministerio de Relaciones Exteriores, y su embajada en Italia.

Conocer la secuencia del virus circulante en la República Dominicana permite entender la característica molecular del virus, sus cambios genéticos, y su similitud o diferencias con otros virus circulantes a nivel mundial. Ante la posibilidad de tener una vacuna disponible contra el COVID-19 esta información serviría para saber la funcionalidad de la misma, y si sería efectiva su implementación ante los virus existentes.

A la fecha no se conoce  si existen mutaciones que puedan provocar alteraciones en la respuesta inmunológica en la población dominicana, por esto, antes de que ocurriesen cambios significativos se debe conocer el perfil actual del virus circulante. República Dominicana  sería uno de los pocos países de América Latina en poder determinar la estructura genética del virus en su territorio junto a Panamá, Costa Rica, y Perú quienes ya lo han hecho.

Publicidad
Publicidad
Publicidad