Demandan retomar iniciativas para reducir impacto de hipertensión Arterial

SANTO DOMINGO.-Con la llegada de la pandemia de la COVID-19, las acciones se han centrado en hacer frente a la situación sanitaria y económica que ha generado, con lo que se ha reducido el enfoque en programas dirigidos a prevenir o controlar situaciones de salud como la hipertensión arterial, un factor de riesgo para múltiples enfermedades.

Al conmemorarse el próximo 17 de mayo el Día Mundial de la Hipertensión Arterial, el presidente de la Sociedad Dominicana de Cardiología (Sodocardio), doctor Fausto Warden, destacó el impacto que produce este factor de riesgo y la necesidad de que se unan esfuerzos para reducir su incidencia.

Según explicó el doctor, la hipertensión arterial es el factor de riesgo cardiovascular más importante y más relacionado con muerte por cardiopatía isquémica, causa obstrucción arterial, infarto, y está íntimamente relacionada con trombosis.

Agregó que según los datos del Burden Global Disease 2019 (Carga Global de Enfermedad), la hipertensión arterial estuvo relacionada con todas las enfermedades en un 22 por ciento en el país. El doctor recordó que según la encuesta Prevalencia de Hipertensión Arterial y Factores de Riesgos Cardiovasculares en República Dominicana (EMPREFAR-HAS 17), que realizó en 2017 la Sociedad Dominicana de Cardiología, la Gallup y el SENASA, alrededor del 31 por ciento de los dominicanos tiene hipertensión arterial, con mayor prevalencia en las mujeres.

Alertó que los datos de la referida encuesta muestran que el 60 por ciento de los hipertensos estaba en tratamiento y sólo un 36 por ciento la tenía controlada, se estima que al llegar la pandemia el descontrol aumentó, por lo que el especialista refirió que quienes manejan los sistemas de salud deben enfocar sus esfuerzos hacia elementos como la obesidad, diabetes, enfermedad  renal, tabaquismo, sedentarismo y mal alimentación, para reducir el impacto de la hipertensión arterial.

En conversación con DiarioSalud, el doctor Warden destacó que se debe mejorar el acceso a medicamentos a la población, lo que requiere que el Estado intervenga en la Seguridad Social, pues actualmente los afiliados  disponen de una cobertura de 8 mil pesos al año en el Plan de Servicios de salud, cifra que no es suficiente, además de que aunque haya fármacos más prometedores no están cubiertos en la Seguridad Social, lo que limita el acceso.

Enfatizó en la necesidad de retomar y reforzar programas preventivos de la hipertensión arterial.

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad