Rol de las ARS durante la pandemia

En marzo 2020 el país y el mundo fueron sorprendidos por el SARS-COV-2 o Coronavirus, COVID-19, un virus letal que sacude la humanidad como lo conocemos.  En República Dominicana tomamos las previsiones necesarias para reducir el impacto en la salud de nuestra población.

Desde el sector privado, en coordinación permanente con las entidades del Estado, se habilitaron centros especializados para el tratamiento del COVID, a través del Sistema Dominicano de Seguridad Social, puntualmente, de  su componente de salud, entre las prestadoras de servicios de salud (PSS médicos, centros, centros diagnósticos, laboratorios y farmacias), el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (MISPAS), la Superintendencia de Salud y Riesgos Laborales (SISALRIL), el Ministerio de Trabajo (MT) y las Administradoras de Riesgos de Salud (ARS) trabajamos de sol a sol en protocolos, en sistemas especiales con el apoyo del Ministerio de Defensa (MIDE) para poder contener los contagios y tratar de salvar las vidas comprometidas.

No es ajeno que, a causa de la pandemia, las micro, pequeña y mediana empresas, sufrieron al punto de que muchas desaparecieron, los empleos informales también cerraron, muchos trabajadores perdieron su sustento de vida y tuvieron que depender de la ayuda del Estado y manos solidarias.

En todo ese remolino de dificultades materiales, las ARS asumimos la cobertura total de más de 11,000 mil afiliados trabajadores suspendidos de sus labores, cuyos empleadores no podían pagar  a  la Tesorería de la Seguridad Social (TSS) durante los meses de marzo, abril, mayo y junio del 2020, sin reembolsos; y aumentamos los honorarios médicos y las tarifas en más de un 100% (aún se mantiene y se extiende hasta julio 2021).

Cubrimos los materiales que se consumen a nivel nacional para el tratamiento de los pacientes diagnosticados con COVID-19, así como los excesos en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI), no de la forma que se comenta, hasta el millón de pesos, si no, todos los excesos del millón de nuestros afiliados lo asumimos las ARS como parte de nuestro aporte a la pandemia que afecta nuestra sociedad, esos consumos de UCI y EPP (trajes, mascarillas, gafas, guantes y zapatillas) corrieron por cuenta de nuestras empresas desde abril 2020 hasta diciembre 2020 sin reembolsos por parte del Estado.

Adicionalmente, mantuvimos a nuestros colaboradores, más de 500 familias, trabajando en nuestras empresas durante todo el proceso de pandemia del 2020, continuamos pagando la TSS y nuestras contribuciones a la Dirección General de Impuestos Internos (DGII) y, además, los miembros asociados a la ADIMARS, cuyas carteras de afiliados representan alrededor del 2% de la población contributiva afiliada al Sistema de Seguridad Social, aportamos RD$118,250,000.00 millones para la adquisición de vacunas por parte del Estado, mediante nuestra membresía al Consejo Nacional de la Empresa Privada (CONEP). 

En fin, es necesario que la población conozca que las ARS jugamos un papel importante en la sociedad, históricamente lo hemos demostrado, siendo empresas eficientes en nuestras operaciones y dispuestas a colaborar con el Estado dominicano, que es el garante final de la salud de toda la población. 

Por: Asociación Dominicana de Igualas Médicas y Administradoras de Riesgos de Salud (Adimars).

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad