noviembre 26, 2020

Prevención del Embarazo no Planificado en Adolescentes

Dr. Roberto A. Nina Bautista  

Médico Gineco-Obstetra

Hoy 26 de septiembre se celebra el Día de la Prevención del Embarazo no Planificado en Adolescentes (DPEA), cuyo principal objetivo es crear conciencia en la población mundial.

Podemos argumentar que el embarazo en adolescentes “implica un obstáculo importante para el logro de las tareas propias de esta etapa de desarrollo”, ya que como habíamos dicho, limita las oportunidades de los/las jóvenes en cuanto a acumulación de capital humano mediante logros educativos, de hecho, la deserción escolar por causa del embarazo se ha situado como una de las consecuencias inmediatas de esta problemática.

Se define como adolescente, toda persona desde los trece años hasta alcanzar la mayoría de edad, de igual forma, el artículo 30 de dicha ley, en su párrafo III establece que “el estado fortalecerá los programas de atención dirigidos a las mujeres y los hombres en la edad de procreación, a fin de que tomen conciencia de la planificación familiar y de la responsabilidad materna y paterna mediante campañas de educación y divulgación”.

Según el código para la protección de niños, niñas y adolescentes, contenidos en la ley No. 136-03 de la República dominicana; toda persona cuya edad le permita estar dentro de una de estas determinaciones, debe estar protegido de forma integral por el estado en el ejercicio y el disfrute pleno y efectivo de sus derechos fundamentales.

En nuestro país, el embarazo en adolescente es una problemática compleja y de alta preocupación en la agenda nacional pues en nuestro país en el año 2019 el 24.55% de los partos correspondieron a adolescentes de ellos el 4.9% en menores de 15 años coincidiendo con los resultados publicados en el informe del PNUD el 22 % de las mujeres entre 12-19 años han estado embarazada. Esta tasa supera en un 34 % más alta que el promedio de los países de América latina y el caribe. 

Según el Unfpa, República Dominicana se encuentra entre los cinco países con mayor proporción de embarazos en adolescentes de América Latina. La tasa de natalidad en adolescentes de 15 a 19 años en el país es de 90 por cada mil. Casi duplica la mundial que es de 51.

Una de cada cuatro mujeres (24%) de entre 20 y 49 años tuvo un hijo antes de los 18 años y casi la mitad (41%) antes de los 20 años. La provincia con mayor proporción de atención de embarazadas adolescentes es María Trinidad Sánchez, con 32%, seguida de San José de Ocoa, Duarte, San Juan, Monseñor Nouel y Sánchez Ramírez, con 31%.

El porcentaje de adolescentes alguna vez embarazadas es de 16.3% en Cibao Noreste, en Enriquillo es más del doble (38.5%).

Para apoyar el enunciado anterior debemos mirar algunos datos que nos expresa la Encuesta Demográfica y Salud (ENDESA), y es que en nuestro país para el 2013, la incidencia del embarazo en adolescentes a nivel nacional fue de un 20.5 %, el 20 % de las mujeres entre 15 a 19 años abandonó la escuela por estar embarazada, el riesgo de una adolescente de estar embarazada es 6 veces superior en las mujeres de educación primaria respecto a las de educación superior, el 52 % de madres adolescentes tiene como actividad principal los quehaceres del hogar, y por último, 1 de cada 4 muertes maternas son adolescente.

Al analizar el número de embarazadas por grupo socioeconómico familiar, Enhogar 2018 refleja que, el 38.3% de las adolescentes pertenece al grupo Muy Bajo, frente al 4.3% del grupo Alto. A nivel de provincia las tasas más altas se encuentran en Azua (36.9%) y Pedernales (35.1%).

El abordaje del Embarazo en adolescentes debe realizarse de forma multifactorial y pues como sabemos son varios los factores que influyen en esta problemática y a pesar del esfuerzo de las autoridades gubernamentales y organizaciones que entienden la problemática que representa este tema, hace falta la integración de toda la sociedad, de los padres, de la escuela, los maestros, etc.

Enfrentar esta alta tasa, seguirá siendo un desafío para nuestro país, donde las autoridades y la sociedad civil estamos obligados a continuar realizando campañas de educación, concientización y prevención, en cuyo caso, como hemos expresado el embarazo en adolescentes debe seguir siendo un tema de preocupación nacional, pues es evidente como el mismo influye en el sano desarrollo de nuestra sociedad. 

Las causas del embarazo en Adolescentes son múltiples, pero sus efectos sociales, económicos, políticos se visibilizan muy concretamente en la calidad de la vida de las jóvenes, sus familias, comunidades y en sus posibilidades y oportunidades para lograr bienestar y vidas dignas. El truncamiento del ciclo educativo de las jóvenes, puede impactar particularmente en el acceso a un trabajo remunerado y decente, igualmente en sus ingresos potenciales, aspectos fundamentales para la reproducción del círculo vicioso de la pobreza.

Publicidad
Publicidad
Publicidad