septiembre 24, 2020

El cobre para combatir las infecciones nosocomiales

Por: Arq. Herly Valenzuela Matos

Int.Assoc. AIA|AAH Architecture Academy for Health

AIA|IADH International Academy for Design and Health/.

Máster Arquitectura Hospitalaria, organización y gestión.

Especialista el Diseño de salas Blancas Hospitalarias

Ceo Co-founder Ureña Valenzuela Y Asoc.

La eficacia antimicrobiana del cobre como material antimicrobiano es un hecho admitido y científicamente probado por numerosos ensayos clínicos.

La posibilidad de aplicarlo como recubrimiento en láminas de un espesor mínimo sobre las superficies de mayor riesgo en las áreas críticas reduce significativamente  y abre una nueva etapa en su aplicación, caracterizada por su eficiencia y  rentabilidad.

Diversos estudios han demostrado la eficacia que ofrece el cobre en la batalla contra las infecciones nosocomiales en las áreas más críticas de los centros sanitarios, espacios como el Bloque Quirúrgico o la Unidad de Cuidados Intensivos,  que tradicionalmente son de las principales zonas de mayores riesgos al momento  de contraer infecciones nosocomiales.

Estudios como el realizado por la Environmental Protection Agency Americana (US EPA) la cual plantea que el cobre y sus aleaciones son materiales eficaces para la eliminación de la biota  habitual establecida en los centros sanitarios y reconocen que tiene efectos antimicrobianos.

Si bien es cierto que su capacidad desinfectante se ve mermada en función de su contenido en cobre, el menor valor de cobre con capacidad antimicrobiana lo sitúa en una composición superior al 68 por ciento, constatando como el de mayor eficacia antimicrobiana.

Por otro lado, el estudio realizado por Willian Keevil en la Universidad de Southampton, donde se procedió a infectar placas de acero inoxidable y de cobre las 6 piezas que han mostrado mayor importancia en la contaminación cruzada en las UCIs y que según su propio criterio son las barandas de cama, porta-sueros, brazos de silla, porta-bandejas de cama, monitores y pulsadores de llamada todas fueron infectadas con bacterias multirresistentes, este estudio reveló la absoluta  desaparición de estas bacterias en la placa de cobre antimicrobiano en muy poco tiempo con una reducción del 58 % de infecciones nosocomiales en los boxes donde se aplicó el cobre antimicrobiano.  Mientras otros materiales como el acero inoxidable permanecían con la contaminación inicial.

El proceso en la cual Las bacterias, las levaduras y los virus mueren rápidamente en contacto con las superficies metálicas de cobre, se produce por medio a los cambios bioquímicos entre la superficie de cobre y los microorganismos que inducen a la muerte de estos, el cobre procede a disolver una parte de la membrana celular procediendo a romperla la cual conlleva a la pérdida de potencial de la membrana y al contenido citoplasmático.

Hoy en día aun con las recomendaciones de organismos internacionales para el uso y la  aplicación del cobre en las superficies de riesgos en los centros sanitarios, su implementación se ha visto mermada por el costo que conlleva su utilización, pero diversos estudios de factibilidad han demostrado los beneficios en la rentabilidad que ofrece el cobre, hoy en día se puede cuantificar el gasto en tan sólo 90 € al mes por box, que incluye la instalación inicial y mantenimiento y reparación de las superficies que puedan dañarse por el uso.

Según varios autores afirman que en España el costo medio por día en una UCI es de 1.600 € y que las infecciones nosocomiales representan un 14,20 % según el Ministerio de Sanidad y Consumo, los números son fáciles de representar sí se puede apreciar que si solamente se evitará una infección nosocomial al año por la instalación del cobre antimicrobiano en una UCI, sería suficiente para pagar el gasto procedente de las láminas de cobre antimicrobiano en todos los boxes de la unidad de cuidados intensivos sin aplicar los 10 días adicionales de estancia, más el gasto farmacéutico derivado de la infección, 1.600 € x 10 días + gastos adicionales en medicamentos aproximadamente.

En el futuro inmediato su implementación de forma masiva en las zonas de mayores riesgos de infección en los diferentes Centros Sanitarios va representar una rápida reversión de los medios económicos empleados en su aplicación y obtener una  reducción importante de estancias en uno de los servicios que mayor costo tienen para los hospitales, como son las unidades de cuidados intensivos.

Avatar

Maria Santana

Publicidad
Publicidad
Publicidad